Archivos Mensuales: abril 2013

Viajar a los márgenes para volver al centro (3ª parte)

AUTOR: JOSÉ MARÍA RODRIGUEZ OLAIZOLA SJ

Volver al centro

Aunque algo ha ido apareciendo en los párrafos anteriores, quisiera recoger más sistemáticamente lo que tiene que ver con ese centro. Vaya por delante que la misma idea de hablar de márgenes y centro puede estar teñida de ideología. Habrá quien piense: ¿por qué es más centro Madrid que el Ixcán guatemalteco, o Barcelona que Lima? No pretendo hablar en términos socio-económicos. En realidad, centro y márgenes, en un mundo global, son conceptos muy relativos. Digamos que, en este caso, pienso que el centro es donde uno vive, y los márgenes ese espacio donde se encuentra con lo distinto, lo no familiar y –en el sentido de marginal– lo excluido de las esferas de bienestar.

Pues bien, el viaje, tal y como lo hemos descrito aquí, termina volviendo al centro, a casa. ¿Qué se puede esperar de ese retorno? ¿Y qué habría que evitar?

Creo que lo que hay que esperar es que el viaje no termine, sino que sea un punto de partida o una etapa significativa en el camino de cada persona hacia el prójimo.

Las conclusiones habrán de sacarse a la vuelta. Uno tiene que preguntarse: «¿Y ahora qué?». Es importante evitar las grandes formulaciones, las narraciones heroicas de lo vivido, el excesivo protagonismo. Los verdaderos protagonistas y héroes en esta historia –ojalá– son otros. También tiene un punto de infantil la excesiva crítica de lo propio y la mitificación de «lo otro». Es necesario pensar mucho en lo vivido, en lo encontrado, en lo aprendido. Quizá, más que respuestas, en estos viajes uno ha de encontrar muchas preguntas.

Es cierto que el tiempo pone distancia, pero, como ya hemos señalado, es esencial que no ponga olvido. El «viaje» ha de extenderse hacia el presente y, en forma de proyectos, hacia el futuro. A veces, uno podrá mantener el contacto con aquellos que ha encontrado. Otras veces no. Pero lo que es importante es que la realidad de aquellas vidas lejanas haya pasado a formar parte de la propia sensibilidad, sus heridas escuezan un poco en carne propia, y sus alegrías y triunfos nos llenen de ilusión. Es importante que el encuentro ayude a reordenar los propios horizontes, creencias y valores. Es esencial haber echado un poco de raíz en los márgenes, incluso si uno vuelve a casa.

Conclusión

Ahí queda la pregunta:

interrogante¿Es posible vivir así este tipo de viajes? ¿Es posible que dejen una huella fértil y viva? ¿Es posible que desencadenen dinámicas personales nuevas en quienes viajan y regresan al hogar? ¿Pueden ayudar a difuminar de algún modo las fronteras entre centros y márgenes? ¿Es posible que sean ocasión para tender puentes firmes en este mundo, a veces fracturado? ¿Y es posible que ayuden a alumbrar modelos de fraternidad, a sanar alguna que otra herida y a intuir nuevas formas de encuentro?

Si hay que dar una respuesta, diría que sí, que todo eso es posible. Y es deseable. No es el único camino, pero es un camino posible para humanizar las vidas y encarnar la fe. Con toda la dificultad de concreción de estos deseos. Con la humildad de saber que las realizaciones concretas siempre parecen insuficientes, minúsculas.

Es un camino que está sujeto, como tantas experiencias cotidianas, a ambigüedades y trampas que habrá que intentar evitar. Pero, sobre todo, es la oportunidad para transformar las miradas y los gestos de quien se atreve a salir de los horizontes conocidos. Son muchos los encuentros que han sido fecundos para quien viaja y para quien le acoge. Son muchas las personas cuyas vidas han ganado en seriedad, en hondura, en compasión y en alegría auténtica al hacer ese recorrido. Son muchas las gentes que, en contacto con vidas e historias distintas y reales, han comprendido mejor sus propias vidas y su responsabilidad. Y son muchos los jóvenes que han aprendido a creer de un modo diferente al encontrarse de veras con ese prójimo lejano, si acaso consiguen descubrirle verdaderamente próximo. Por todo eso, algunas veces, merece la pena intentarlo.

Anuncios

Viajar a los márgenes para volver al centro (2ª parte)

AUTOR: JOSÉ MARÍA RODRIGUEZ OLAIZOLA SJ

 

Tres salidas incompletas

Uno podría decir que no hay que experimentarlo todo para poder hablar de ello. Y que en realidad ya sabemos que existen fracturas en nuestro mundo, que hay pobres, que hay millones de niños que mueren de hambre, que faltan vacunas, que en determinados contextos las minas antipersonales mutilan a la población, que hay prostitución infantil o que millones de personas trabajan en condiciones indignas para que grandes empresas puedan ofrecernos sus productos a precios competitivos. Podríamos seguir describiendo tragedias. Ya sabemos que existen, ¿no? ¿Es que necesitamos acercarnos para hurgar en la llaga? ¿Es que tenemos que mirar el dolor cara a cara? ¿No es esto una especie de voyeurismo del sufrimiento ajeno?

Démosle la vuelta al argumento. ¿Por qué es necesario el contacto real? ¿Por qué, en la mayoría de los casos, no basta con saber? Creo que, en parte, es por la cultura mediática y audiovisual. Hoy en día, todo aquello que nos llega a través de los medios de comunicación pierde fuerza o se homogeneíza. No es lo mismo ver cómo los periodistas del programa «Callejeros» se adentran en una barriada marginal, por más realista que sea el enfoque que dan, que encontrarse uno cara a cara con esa misma realidad. No es lo mismo oír hablar de la violencia doméstica que conocer a una mujer maltratada que te cuenta su historia. ¿Debería ser lo mismo? No lo sé. El caso es que, en la mayoría de los casos, las entrañas se nos remueven en el contacto real con personas. Por eso «la salida mediática» es, en la mayoría de los casos, incompleta. Está demasiado expuesta a la rutina, a la sucesión de discursos alternativos, a la variación. Es muy difícil que deje huella.

En cuanto a «la salida intelectual»… es necesaria, pero insuficiente. Creo que en nuestra cultura ha de complementarse con la salida emocional. Y ésa es muy difícil que se produzca en los libros, en las cifras o en los datos macroeconómicos. Para que una salida sea emocional ha de implicar mucho más a las personas. Y en ese sentido el viaje, al cortar, aunque sea momentáneamente, las seguridades habituales, y ponerte en contacto con personas de carne y hueso, lo hace. Cabría aún un peligro, y es justo lo contrario de lo anterior. Es lo que puede ocurrir si a la emoción no se le pone cabeza: «la salida emotiva», que únicamente provoca sentimientos, pero no conduce a una reflexión honesta y a la búsqueda de respuestas más allá del sentimiento inmediato, es también insuficiente. El viaje, para que eche raíces, necesita corazón y cabeza.

mundo

¿Hasta qué punto «el viaje solidario» es salir?

Hasta aquí tal vez no haya demasiado desacuerdo. Lo de romper fronteras, abrir los ojos a una realidad más amplia y empaparse de ella posiblemente suscite bastante aceptación. La cuestión es hasta qué punto esos viajes al extranjero, esas estancias de unas semanas en otros contextos, pueden realmente considerarse como salidas. ¿No son, tal vez, una forma de escaparate? ¿No recuerdan a quien se asoma al balcón, desde donde participa un poco del bullicio de la calle, pero a una distancia de seguridad? Ahí está el punto delicado. ¿Hay que «viajar» para descubrir lo que hay fuera? ¡Si ya lo sabemos…! Basta con leer un dossier con datos sobre la pobreza en el mundo o ver una noticia en el telediario sobre la enésima tragedia que asola alguna región del tercer mundo para recordarlo. ¿Quieres ser consciente del hambre que mata a millones de niños cada año? En Internet puedes encontrar abundantes imágenes y reportajes. ¿Necesitas oír los llantos en directo para creértelo un poco más? Son preguntas duras, pero no se pueden desechar sin más. El contacto real, inmediato, directo, con personas, historias y situaciones distintas aporta un principio de realidad que es más difícil –no imposible– de asumir cuando nos asomamos a las mismas personas, historias y situaciones desde una distancia mediática. Y el salir de los terrenos en los que uno se mueve como pez en el agua, porque los conoce, los domina y los entiende, puede volver a las personas más permeables, tal vez también más vulnerables, más capaces de dejarse convertir. Por eso el buscar ese encuentro puede tener sentido.

En cualquier caso, más que hacer afirmaciones tajantes y absolutas, habrá que intentar ver en qué casos esos paseos se convierten en salidas reales. Vamos a dejar al margen la cooperación de larga duración, asumiendo que ahí el nivel (temporal) de compromiso ya implica una dinámica distinta. Centrémonos en esos tiempos cortos, de meses. ¿Qué habría que buscar en esas experiencias? Propongo en los siguientes párrafos algunas reflexiones en torno a esta cuestión.

Primero. Las salidas empiezan cerca. Creo que hay que pensar en círculos concéntricos. Hay suficiente realidad complicada, gente sola, situaciones problemáticas en contextos cercanos, en nuestras mismas ciudades, en nuestros barrios. En ese sentido, la primera ruptura de las barreras ha de ser mucho más inmediata. Abrir los ojos pasa por mirar alrededor –no demasiado lejos– y aprender a detectar ahí las risas y llantos, el hambre de las personas (a veces de pan, y otras de compañía). Esa primera salida no es espectacular, no es estruendosa, pasa bastante desapercibida… y, sin embargo, es la que empieza a marcar una diferencia. Al encontrar a un prójimo distinto, es posible que se despierten en uno inquietudes, preguntas, alguna que otra desazón.

Agentes de pastoral, catequistas, educadores en los colegios… suelen incentivar experiencias de voluntariado, jornadas de encuentro de los jóvenes con gente de colectivos más golpeados, campañas solidarias en determinadas épocas… Todo eso es un primer paso. Y es necesario. Abrir los ojos. Derribar alguna que otra barrera. Ayudar a hacer visible lo que para muchos es invisible. He ahí el punto de partida del viaje. Y empieza en casa.

Segundo. Sólo entonces, cuando uno empieza a abrirse como el surco en la tierra, a removerse por dentro, a descubrir nuevos rostros, historias y categorías, cabe empezar a pensar en círculos más amplios (y más lejanos). Solo entonces merece la pena pensar en marchar a otra ciudad o a otro país, al encuentro de gente que está en situaciones distintas. Para abrirse a la desproporción. Para cobrar una perspectiva diferente. Para entender las heridas profundas que atraviesan nuestro mundo.

Tercero. Si es posible, es bueno acompañar esas salidas primeras, ya sean cerca o lejos. Ayudar a las personas a hacer una lectura con cierta hondura. No basta con quedarse en el terreno del sentimiento o la primera impresión («¡qué bien!», «¡qué mal!», «¡qué fuerte!», «¡qué impresionante!»…). Es necesario ayudar a las personas a hacer una interpretación en la que entren también categorías de responsabilidad, oportunidad, compromiso, solidaridad. Y desde la fe, es bueno ayudar a hacer una lectura creyente de las mismas experiencias: ayudar a entender dónde hay pecado, dónde misericordia, dónde fraternidad, dónde llamada, dónde misión.

Cuarto. Existe, y es muy real, el peligro de consumir experiencias, consumir emociones –sí, también emociones sociales– y, si se me permite la dureza del concepto, consumir pobrezas ajenas. Acercarse a la vida de los más golpeados ha de hacerse como Moisés: descalzándose ante terreno sagrado. La actitud de quien se acerca a ciertos contextos no puede ser la del «salvador» del mundo que e piensa que va a hacer milagros; ni la del turista que viene a hacer fotos bonitas para después presumir de haber estado en el tercer mundo colaborando; ni la del paseante que, lo mismo que mira un escaparate, se asoma al dolor ajeno. No debe ser la del bloguero veloz que, tras dos días en un país, parece que ya es experto en sociopolítica internacional. Cuando uno se aproxima a realidades distintas, es para encontrar, encontrarse y aprender.

Encontrar otras vidas, otras historias, otras situaciones. Escuchar, si es posible, relatos que ponen mucha luz en la propia vida. Ver desde un horizonte más amplio, que ayuda a relativizar los propios absolutos y a comprender un poco mejor el valor de las cosas. Escuchar de tal manera que lo que uno oye penetre en la propia vida, implicarse afectivamente, relacionarse con personas, no con etiquetas. Acoger en la propia vida otras vidas. Historias de aquellos que, si no están para quedarse en persona, sin embargo sí están para quedarse en las entrañas, en la memoria y en el corazón.

Encontrarse uno a sí mismo. Es decir, encontrar la propia verdad. La propia verdad que a veces arruga la nariz ante el mal olor ajeno, que añora la comodidad en cuanto falta, que reconoce que la perspectiva de volver a casa es un alivio. Que duda sobre la utilidad de intentar hacer algo. Que teme que a la vuelta todo sea igual en la propia vida. Pero que también se pregunta por lo que es posible, que anhela construir, vivir de otra manera, actuar conforme a valores que no están demasiado en boga. Que se pregunta qué papel le toca a uno vivir en este mundo complejo y a veces herido.

Aprender. De esto se trata. Cargar la propia historia de un horizonte diferente, en el que caben otras posibilidades y otras responsabilidades. Descubrir una perspectiva más amplia que ayude a formular mejor el sentido de la propia vida.

Quinto. Evidentemente, no todo viaje es «salida». Uno puede pasar por los lugares sin que los lugares le dejen huella. La distinción entre turistas y peregrinos es ya casi un clásico en la sociología contemporánea. Uno puede tocar la superficie de las cosas y de las vidas sin que el contacto suponga mucho más que un leve roce que deja poca memoria y que pronto desaparece. Entonces no hay encuentro ni aprendizaje. El viaje, para conducir al encuentro, ha de exponer a quien sale. Ha de dejarle, de algún modo, a la intemperie. Ha de hacerle vulnerable.

Desde este punto de vista, hay algunas cuestiones que ayudan más, y otras que ayudan menos. Ir en grandes grupos, de entrada, plantea más problemas, pues es posible entonces mantenerse en la seguridad de lo conocido y los conocidos. En cambio, cuanto más solo vayas, tantas más posibilidades tienes de zambullirte en la realidad que vas a encontrar.

Sexto. Así como otro tipo de viajes dura lo que dura la estancia en la tierra visitada, es importante que, al salir al encuentro del prójimo más roto, el viaje tenga «continuidad». Y la continuidad es darse tiempo para reposar las emociones, probablemente intensas, que el viaje provoca. Permitir que dejen una huella. Aprender a preguntarse qué queda de lo vivido. Extraer conclusiones, si es posible, bien meditadas y no demagógicas. Una continuidad que tenga consecuencias para la propia vida, en cuanto a opciones, dinámicas personales, sensibilidad…

En este punto existe el peligro, como en tantas otras experiencias pastorales, de la pasión primera, que pronto se enfría. Es fácil volver removido, conmovido y, a veces, inquieto. Es posible también caer entonces en declaraciones altisonantes, descalificaciones muy tajantes de lo propio, de «la manera en que vivimos aquí…». Sin embargo, es mucho más necesaria una pasión discreta, más sencilla de entrada, y más cultivada en el tiempo. Sin mitificar lo vivido ni demonizar lo propio. Aprender a entrelazar ambas realidades. Pensar en los puentes reales que se pueden generar. Y, sobre todo, no olvidar.

Séptimo. Hay un argumento contra este tipo de viajes que me parece importante considerar, y es el desembolso económico que suponen. Hay quien considera que sólo esta cuestión ya invalidaría, por incoherente, cualquier iniciativa de este tipo. Si se compara el precio de un billete de avión con los ingresos de la gente con la que se va a trabajar, el gasto resultaría desproporcionado. En este punto, creo que es importante definirse más claramente. Personalmente, creo que quienes sostienen ese argumento suponen que el dinero, de otro modo, iría al mismo destino (algo que no es cierto). Y, por otra parte, si consideramos el posible crecimiento personal y humano de la persona que pasa por un viaje así, a veces puede merecer la pena. Ahora bien, precisamente por todo lo que implica, uno no puede vivir alegremente saltando de experiencia en experiencia. Hay cosas que tienen sentido muy pocas veces en una vida. Después se requiere otro tipo de compromisos. Pero ése es, precisamente, el proceso de aprendizaje del que estoy intentando hablar.

En todo caso, es importante caer en la cuenta de esa dimensión económica. Por parte de quien puede permitírselo, porque al «darse cuenta» del precio de las cosas empieza una conversión muy concreta que entrelaza los grandes ideales con lo más material. Y por parte, también, de quienes ofrecen o posibilitan, en contextos pastorales, este tipo de actividades, porque tendrán que buscar formas de no reducirlas a una alternativa elitista reservada a quien pueda pagarla.

Viajar a los márgenes para volver al centro (1ª parte)

AUTOR: JOSÉ MARÍA RODRIGUEZ OLAIZOLA SJ

 

«No basta con hacer viajes de vez en cuando a las fronteras, llevar una donación, hacer un reportaje impactante y lanzarlo al torrente mediático que se expande por el mundo entero. Ni siquiera es suficiente permanecer por algún tiempo. Es necesario echar raíces hondas en las realidades fronterizas para estar sólidamente arraigados, para pertenecer a ese mundo, para ser de ahí.

(Benjamín González Buelta, Tiempo de crear, p. 19)

Un joven universitario, digamos que el año en que hace cuarto de carrera, decide pasar el verano en un país distinto, colaborando con una ONGD o en una institución vinculada a una congregación religiosa con la que tiene contacto. Ofrece uno o dos meses de su tiempo y se marcha, a veces atravesando un océano, para pasar una temporada «ayudando». Supone para él la oportunidad de conocer otra realidad, abrir los ojos a la situación de otras personas, empaparse de otra cultura…; y además lo hace dando lo que puede: tiempo, trabajo y dinero –pues normalmente la experiencia le sale por un buen pellizco. A la vuelta tendrá mucho que contar.

La situación descrita no es una fábula literaria, sino algo bastante habitual en contextos pastorales cristianos. Encontramos gente que durante el verano va a cooperar en escuelas, en aldeas, en parroquias, en centros de salud, dando clases, catequesis, talleres…Y es un tipo de experiencia que suscita interesantes debates, que van desde posiciones matizadas hasta enfrentamientos enconados.

Hay muchas personas que consideran este tipo de experiencia –que en algún momento más adelante llamaré viaje solidario– como una oportunidad única, enriquecedora y que hace mucho bien a quienes pasan por ella. En este caso, se considera que la apertura de horizontes, la mirada cara a cara –y no a través de un televisor–, la inmersión, aunque sea breve, en espacios donde la pobreza es muy real, todo eso remueve a las personas, les aporta una perspectiva que difícilmente se adquiere en las sociedades de la abundancia y les puede hacer replantearse con más seriedad su vida, sus opciones y deseos. Evidentemente, hay que cumplir unas condiciones básicas. No vale cualquier cosa en este tipo de presencias.

En el otro extremo, hay quien considera que este tipo de actividades tienen un peligroso tufo a turismo social; que el desembolso que implican es contradictorio con el fin que se pretende –un gasto que, empleado de otro modo, permitiría aliviar la situación de muchas personas–. En estos casos se teme que, en realidad, lo que se esté haciendo sea «jugar» a la cooperación, casi como otra forma de consumo, en este caso de experiencias, y que además sólo está al alcance de carteras abultadas. Poco menos que una versión global y postmoderna de aquello de la película Plácido, de Berlanga: «siente un pobre a su mesa». Ahora sería algo así como ir a ver la realidad atravesada de muchas vidas, antes de volver al confort del propio contexto y empezar a olvidar lo vivido, eso sí, hermosamente vestidos con chaquetas guatemaltecas o ponchos a lo Rigoberta Menchú.

Ambos extremos pueden darse. Hay, entonces, promotores entusiastas y detractores más o menos ácidos de este tipo de actividades. Pero, como ocurre con tantas otras facetas de la vida, la realidad no es blanca ni negra, y entre los extremos hay muchos matices y puntos intermedios. Con este artículo no pretendo posicionarme definitivamente, entre otras cosas porque tengo la sensación de que este tipo de experiencias pueden ser positivas en ocasiones, y tremendamente ambiguas y, por tanto, rechazables en otras. Quisiera, más bien, ofrecer argumentos para el diálogo –y no para la confrontación…– para tratar de que quienes defienden a capa y espada este tipo de actividades puedan también desenmascarar las inconsistencias y peligros de hacerlo de manera acrítica. Y para que todos aquellos que, por definición, se expresan «en contra de» este tipo de actividades puedan reflexionar sobre aquellas razones que pueden legitimarlas en determinadas ocasiones.

¿Un viaje para dar o para recibir?

Vaya por delante una consideración. Hay quien se plantea estos viajes como «una ocasión de ayudar». Piensa, o propone, dedicar un mes o dos para ayudar en tal o cual contexto. Pregunta si a las personas que trabajan allí no les vendría bien un maestro, una médico, un arquitecto o una ingeniera agrónoma… En realidad, para poder ayudar de verdad, en la mayoría de los casos hace falta más tiempo. Muchas instituciones sólo acogen a gente que va al menos por un año, o a gente que se compromete con un proyecto con regularidad o con la promesa de cierta periodicidad. Es comprensible. Se tarda un tiempo en aprender, en hacerse un lugar, en pasar, de ser alguien a quien hay que llevar a todas partes, a ser alguien que puede colaborar a fondo.

Es decir, no quiero minimizar la posible ayuda que se da. Pero creo que es de justicia reconocer que quien va en esas condiciones va, sobre todo, a aprender. Y que muchas veces quien les acoge hace un esfuerzo, y lo hace desde el deseo de ayudarles a abrir los ojos. Por eso en las próximas páginas incidiré mucho más en la reflexión sobre ese aprendizaje de quien va, para no mitificar una colaboración que, en una primera etapa, es necesariamente muy pequeña.

Dicho esto, ¿por qué viajar así?; ¿por qué lanzarse?; ¿por qué salir?

truman

Es necesario salir de los límites conocidos

Vivimos en mundos-burbuja. Es difícil salir del terreno conocido. Todo parece conspirar para que las personas se mantengan dentro de unos límites políticamente correctos. Bajo la etiqueta de «transgresor», «alternativo», «diferente»… se enmascara hoy un convencionalismo quizá más divertido que el de antaño, pero igualmente constrictor. La cultura del bienestar nos envuelve en dinámicas que entretienen, pero también empobrecen el horizonte. ¿Qué es hoy verdaderamente transgresor, diferente, o alternativo? Ciertamente, no las conductas de riesgo o las vestimentas pintorescas. No las conductas sexuales o determinadas opciones estéticas.

¿Qué es hoy pensar por uno mismo? ¿Qué es salirse de los cánones? ¿Qué es remar contra corriente? Está difícil encontrar algo que suene verdaderamente distinto. Hasta la libertad termina siendo un eslogan para vender camisetas.

Es útil pensar en esto sin dramatizar ni exagerar. No todo en la vida puede ser diferente, nuevo, rompedor. Pero existe el peligro de que todo en la vida sea convencional. Uno puede construirse una vida encapsulada en espacios hechos de hábito y seguridad, de personas semejantes a uno mismo y situaciones estables. Todos podemos terminar estableciendo fronteras vitales y sociales impermeables a lo distinto. Si eso ocurre, terminamos teniendo perspectivas chatas, miradas incompletas y, probablemente, ignorancia acerca de un mundo amplio, complejo y lleno de matices. ¿Se ve lo que es diferente? Sí, pero sólo como noticia, con la mirada del espectador que sabe de «cosas que pasan», pero ni siente ni padece por ello, porque al apagar el televisor la única realidad que queda es la de mi aquí y ahora. El espectador tiene muy difícil sentir.

Esto no es culpa de quien no ha conocido otra cosa. Puede ocurrir en infinidad de ámbitos. En lo más personal, uno puede anclarse en tres o cuatro seguridades que le permiten vivir sin salir de terrenos conocidos. También las instituciones de las que uno forma parte pueden reproducir esa óptica, y entonces los problemas y oportunidades propias parecen lo único importante en el mundo.

En la película El Show de Truman, la escena final tiene una fuerza poderosa. Truman Burbank, hasta el momento recluido en un mundo con límites bien definidos, llega abruptamente al final del horizonte conocido. Su barco se estrella contra una pared pintada como un cielo. Y descubre una puerta. Una fractura en ese mundo ideal y perfecto, que le revela que hay algo más allá. Un agujero que se abre a una parte del mundo que no conoce, donde quizá la vida es más compleja, las amenazas más reales, y las historias más auténticas. El creador del mundo ideal en el que vive le insta a quedarse, a no salir a la intemperie. Pero Truman atraviesa el umbral de esa puerta. ¿Fin o principio? Los escépticos dirían que Truman, una vez visto el vecindario, volverá a entrar y a cerrar la puerta por dentro, después de descubrir que el mundo de fuera es desapacible. Los optimistas pensarán que tras salir al mundo real ya no hay marcha atrás hacia la burbuja.

¿Cuál es el problema de este mundo-burbuja? Si uno está tranquilo, cómodamente instalado en sus seguridades, rodeado de un universo familiar y no amenazante, ¿por qué poner objeciones? Después de todo, no es un mundo irreal. Es tan real como otros muchos ámbitos. Sólo que limitado. Pero limitadas son, al fin y al cabo, todas las perspectivas. En todo caso, es una parte pequeña de la realidad. Pero nadie puede abarcarlo todo. Entonces, ¿por qué este afán por romper la burbuja?

Primero, por humanidad básica. La mayoría de los seres humanos no pueden vivir en islas de bienestar. Pensar en sociedades encerradas en sí mismas mientras otras agonizan, resulta, cuando menos, provocador. Tenemos cierta responsabilidad común.

Segundo, por fe. Al menos para los creyentes, hay una llamada real a mirar al mundo en sus fracturas y sus posibilidades, desde la conciencia de una fraternidad amplia y la necesidad de una salvación que, sin esperanza concreta, termina siendo evasión.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: