Archivos Mensuales: mayo 2013

Apuestas

Mirar qué bonita la camiseta del Real Madrid.

CRPunyo_28_ampliada

Desde el 2007, Bwin.com, la mayor casa de apuestas deportivas online del mundo, patrocina al Real Madrid de fútbol. Estoy contento porque para la temporada que viene, Fly Emirates ha debido apoquinar un pastizal y es el nuevo espónsor del equipo.

¿Y a mí qué más me da quién patrocina a quién? Os preguntaréis muchos…

Pues la verdad es que no me importa menos que la ocurrencia de Las Vegas Alcorconeras, ver al vecino enganchado a la máquina tragaperras y a la copa día tras día en el bar de al lado, escuchar frases como “Esta vez me toca seguro”, “Ésta es la mía”, “Un día seré rico…” (¡qué manía con querer ser rico!), “¡Y así no doy un palo al agua en la vida!” (¡tampoco es eso, ¿no?!), ver a niños jugando al mini-bingo o al mini-casino, recordar el testimonio de un “sin techo” que acabó arruinado y en la calle porque le gustaba demasiado el póker…

No me centro en el grave problema mundial de ludopatía.

Me centro en cómo miramos una vez más hacia otro lado porque no nos interesa encararlo. Este negocio mueve mucho, mucho, mucho dinero, más que la mayoría de negocios limpios que imaginemos. Así que nos olvidamos del espíritu crítico que siempre debemos de tener (y que desempolvamos cuando nos da la gana), de nuestro sentimiento y pertenencia a una comunidad de personas por lo que nos debería de preocupar ver gente enganchada al alcohol, a la droga o al juego, por ejemplo.

El Real Madrid es una referencia mundial, presume de tener valores y principios que los transmite no sólo a sus seguidores sino a todos los aficionados al deporte. El Real Madrid no debería de tener cualquier espónsor. Esa camiseta oficial la compran, regalan y visten millones de personas de todo el mundo. Muchos son niños. Creo que es un error tremendo potenciar algo tan nocivo y peligroso como el juego y las apuestas online desde una marca tan potente (una de las cinco marcas más conocidas del mundo peleando con Coca-Cola y Nike).

Ver a un deportista de élite conocido en todas las partes del mundo como Cristiano Ronaldo anunciando permanentemente a una empresa que se dedica a esto me da náuseas. Los aficionados al deporte no nos cansamos de defenderlo y potenciarlo porque es una manera muy eficaz de transmitir muchos y muy buenos valores. Pero, ¿cómo vamos a seguir manteniendo esta postura si lo que transmitimos es que apostar dinero mola un montón?

Si para fichar a galácticos tenemos que potenciar la ludopatía, prefiero tirar de la cantera.

Lo dice un merengón.

Y esto no va sólo por el Real Madrid, va por locutores como Maldini, Carreño y Lama que anuncian lo mismo pero de otra empresa. Va por el Atlético de Madrid, que el año que viene lucirá también esta estupenda publicidad. Por el Sevilla, por la Liga, por la Premier… Es una plaga.

Sé que hay crisis, sé que ellos tienen dinero pero también sé de dónde lo sacan. Y lo de siempre: no vale todo.

Y los amó hasta el extremo

AUTOR: MIGUEL ÁNGEL DE JUAN

¿Qué pasaría por la cabeza de Jesús cuando decidió celebrar la Pascua en Jerusalén con sus discípulos?
Todos le decían que estaba en peligro, y él sabía que era verdad, pero quiso celebrar un pascua muy especial. Seguramente quería dejar una huella muy honda en los corazones de sus amigos. Sabía que las cosas no se iban a arreglar fácilmente y que se estaba jugando la vida, pero no quería despedirse dejándolos solos.
                                
 
Era antes de Pascua. Sabía Jesús que había llegado para él la hora de pasar de este mundo al Padre; había amado a los suyos que vivían en el mundo y los amó hasta el extremo.(Jn 13,1)
 
Le dolía tener que abandonarlos, se iban a quedar sin su maestro, sin sus palabras, como ovejas sin pastor. Tendrían que vivir de recuerdos, refrescando la memoria para que no se les olvidaran tantas buenas noticias.
Jesús sufría pensando en lo que le podía pasar, pero también sufría por todas las personas que tanto quería y que tendrían que continuar sin él.
Su Padre le acogería en sus brazos, pero los que se quedaban en el mundo seguirían sufriendo el dolor de la pérdida. Les había prometido que les enviaría el Espíritu, pero no era suficiente para toda la humanidad sufriente que le necesitaba a Él.
No te pido sólo por éstos, te pido también por los que van a creer en mí mediante su mensaje. (Jn 17,20)
Y todas esas ideas y ese amor extremo cristalizaron en un signo  Le salió del corazón utilizar lo más cotidiano para poder mantenerse unido a ellos: el pan y el vino. Necesitaba quedarse con nosotros para alimentarnos en el camino de la búsqueda de Dios. No sólo nos dejó su palabra para orientarnos, también nos dejó su propio cuerpo como alimento de una manera que todavía nos resulta difícil de aceptar.
Cogiendo un pan, dio gracias, lo partió y se lo dio, diciendo: -Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros; haced lo mismo en memoria mía. (Lc, 22, 19). De esta manera los amó hasta el extremo y nos sigue amando a todos los demás que recibimos su mensaje. Nos sigue invitando a su mesa para celebrar la Buena Noticia, darnos un abrazo de amor y empujarnos para salir al mundo a construir el Reino de Dios.
(Este artículo y muchos más los podrás encontrar en eucaristiasloyola.blogspot.com.es)
A %d blogueros les gusta esto: