Archivos Mensuales: febrero 2016

Bebé refugiado

World-Press-Photo_2016

 

Un bebé refugiado. Protagonista de la foto premiada del World Press Photo 2015.

No dejo de ver a mi hijo Mateo en él. No paro de imaginar ser yo ese hombre que con mirada perdida entrega en manos de otro la vida de su indefenso bebé.

Empatizo. Se me pone la piel de gallina de sólo imaginarlo.
¿Y qué hizo ese bebé que no hizo Mateo para estar allí?
¿Y qué culpa tienen el padre?
¿Qué ha pasado para que esté al otro lado de la valla?
¿Es una cuestión de azar todo esto?
¿Y a mí porque me tocó vivir una vida con tantas facilidades? ¿Y a Mateo?
¿Me lo merezco?
¿Se lo merecen ellos?
Y si no se lo merecen, si esto es injusto, ¿tenemos derecho a hacer de Europa un búnker donde está prohibido el paso?
Y si no tenemos derecho, ¿por qué lo hacemos? ¿Por qué lo permitimos?
Salimos a la calle por muchas razones, nos dejamos la voz por muchos motivos, hacemos fuerza cuando lo creemos conveniente… ¿Y todas estas personas no lo merecen?

¿Es por miedo?
Miedo a actuar, a perder nuestras comodidades, miedo a lo desconocido. Pero, ¿miedo a dialogar? ¿A proponer? ¿A qué lleguemos a un acuerdo para poner de nuestra parte para evitar esta injusticia?

Y yo, dejando de apuntar a los demás, ¿cuáles son mis miedos? ¿Mis búnkers? ¿Qué fronteras levanto cada día en mi cotidianidad? ¿Cuándo miro al otro lado? ¿Por qué se me congela el corazón tan rápido? ¿Por qué me duele pero luego nunca no hago nada?

Anuncios

10 cosas que (quizás) no sabías sobre la Cuaresma

Ya que has hecho click sobre este título y estás aquí con nosotros, no te voy a engañar más: no te voy a contar 10 cosas sobre la Cuaresma. Mar y yo nos reímos mucho de la cantidad de artículos de los periódicos digitales que se titulan con fórmulas como “10 cosas que deberías saber sobre…”, “5 motivos por los que tendrías que…” o “7 cosas que (quizás) no sabías sobre…” Al parecer son títulos que pican la curiosidad de muchos lectores. No sé si la palabra Cuaresma los espantará pero bueno, hecha la broma, comparto lo que me suscita este tiempo tan bonito.

YEAR_0            Fotografía “Señal”, de John Stanmayer, ganador del World Press Photo 2014

Buscando cobertura, así me encuentro esta noche de Miércoles de Ceniza.

Ha cambiado mucho el significado de la Cuaresma para mí. De pequeño y adolescente, se basaba en no comer carne los viernes. Con los años he ido descubriendo el precioso camino que este tiempo litúrgico te invita a recorrer.

Creo que la Cuaresma es de esas cosas que los cristianos no sabemos comunicar bien a los demás. No logramos transmitir lo diferente y especial que tienen estos días.

No te voy a contar 10 motivos, pero si 4 por los que la Cuaresma me inspira, me ilusiona, me alegra, me llena.

El primero es que la Cuaresma nos invita a pararnos. Jesús se fue al desierto. Yo este año no me voy a ninguna parte pero me alegra que Dios me llame a la pausa, a desconectar del ruido y de las prisas para conectarme con lo importante. Dar un pasito hacia atrás para coger perspectiva. Ir despacio. Contemplar. Hacer silencio.

El segundo es que nos anima a ser generosos. A partirnos como el pan, a derramarnos como el vino. No es dar, es compartir. Tiempo, dinero, cosas, momentos, alegrías, penas, Vida… Parece que este tiempo nos recuerda que no es cosa de “yo”, sino de “nosotros”. Entre dar y darnos hay una diferencia enorme, total, absoluta.

El tercero es convertir el ayuno en desprendernos. Una vez leí a Dani Izuzquiza Sj una frase que me dió mucha luz y que decía algo así como “al dejar de desayunar un día por semana, al sentir hambre, recuerdo y entro en comunión con las millones de personas que pasan hambre todos los días de su vida.”  Ya sea prescindiendo de alguna comida o de algún otro bien necesario (creo que el ayuno nos invita a desprendernos de cosas no superfluas sino necesarias, o al menos importantes para nosotros. Como decía Teresa de Calculta: “que nos duela”) lo bonito de este gesto es que entramos en comunión con muchos hermanos y hermanas de la Casa Común que, sin que lo hayan elegido o merecido, carecen de eso a lo que renunciamos nosotros libremente. Y ahí siento que hay solidaridad, empatía, compasión, movimiento…

Y el cuarto y más importante, la Cuaresma es tiempo para cuidar nuestra relación con Dios. Es la Fuente de nuestra vida y aunque habita en nosotros, lo olvidamos con frecuencia. Habrá que dedicar un tiempo al Padre, sentirnos hijos amados como Juan. Perdonados y acogidos como hijos pródigos que somos. Sentirnos acompañados como se pudo sentir Jesús al tener al cireneo cerca mientras cargaba la cruz. Aliviados recordando la inspiradora frase: “Venid a Mí todos los que estéis cansados y agobiados”.

Buscando cobertura, recorriendo un camino de 40 días que nos prepara, intentando ahondar, experimentando el Amor de Dios en forma de oración, renuncia y solidaridad.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: