Camboya: 5 experiencias de Iglesia Universal (2ª parte)


AUTORES: ANA MARÍA GONZÁLEZ CUBILLO Y RAFAEL RODRÍGUEZ MOLINA

3ª Casa de las Misioneras del Sagrado Corazón, Poipet.

Al día siguiente de visitar a las Misioneras de la Caridad, habiendo pasado por Battambang para dormir pero sin dar tiempo al corazón a deshincharse, acompañamos a Kike Figaredo Sj a Poipet, una ciudad en la frontera con Tailandia, donde en torno a los casinos crece la , la droga y la prostitución. Allí precisamente se encuentra el centro de las Misioneras del Sagrado Corazón, con guardería e internado de niñas. Aún por construir la propia casa de las misioneras, asistíamos a la ceremonia de puesta de la primera piedra de la iglesia: una colorida eucaristía en la iglesia provisional, de madera y caña. Como todas las misas allí: en khemer (camboyano), sentados en el suelo, y rodeados de niños a los que te comerías a besos de lo lindos que son. Al terminar, rematamos la celebración con bailes tradicionales de los niños de la guardería, y cómo no compartimos la mesa con las hermanas. Difícil no cumplir con la frase de despedida de todas las misas de Kike: “Que la alegría del Señor sea nuestra fuerza”.

foto3 4ª Parroquia de Pailin.

Al día siguiente nos esperaba en Battambang Totet, jesuita filipino, que trabaja desde hace muchos años en Camboya. Sonriente, calmado, alegre. Con él y una catequista (más el conductor con su hijo) nos íbamos a Pailin, a un par de horas de Battambang, en otro paso fronterizo con Tailandia. Es la zona con más minas antipersona de todo Camboya, y desde la carretera se pueden ver a veinte metros del arcén los carteles rojos que te ponen la piel de gallina: “Danger, Mines!”. Totet hace ese recorrido cada sábado para celebrar la eucaristía en su parroquia de Pailin. De nuevo una misa sencilla, alegre, celebrada y llena de niños. Apenas comulgan cuatro o cinco personas adultas (las que había); a los niños que se van interesando por lo que allí se celebra se les da una bendición en el momento de la comunión, en los pasillos laterales, pera que se sientan también partícipes de ese momento tan importante. Otro día atendería Totet las necesidades de los que se acercan a la parroquia, pero otro día diferente al de la eucaristía, para que todos sepan que allí se atiende a todos, y para ello no es necesario asistir a las misas. Así, los que acogen la fe en Jesús lo hacen de corazón. Tras cenar con Totet y las catequistas, la sobremesa se alarga hasta la madrugada, con tiempo para profundizar. Entre testimonios sobre su misión en Camboya Totet nos cuenta cómo fue su vocación, y nos traduce el testimonio de la catequista que le acompaña cada semana, convertida al cristianismo al conocer a los misioneros en los campos de concentración de los jemeres rojos.

5ª Parroquia de Tahen.

Para cerrar nuestros cuatro días en la zona de la Prefectura Apostólica de Battambang, asistimos el domingo a la misa de segundo domingo de Adviento en Tahen, la parroquia de Kike. Tahen es un pueblito situado en las afueras de Battambang en el que hay una amplia comunidad católica. Allí la Prefectura Apostólica fundó un hogar de acogida para niños huérfanos, abandonados, con una difícil situación familiar o sin acceso a escolarización. Fue impresionante ver cómo los niños, sin que nadie les dijera nada, iban acercándose y sentándose en el suelo de la iglesia en orden y en silencio para empezar la eucaristía. Una eucaristía muy participada por los propios niños y repleta de bailes tradicionales que nos transmitieron el espíritu de alegría y acción de gracias a Dios que viven estos niños en su comunidad.

camboya4

Un mes después de volver de Camboya, y habiendo estado apenas unos días, vemos lo grande que estuvo el Señor con nosotros, y por eso aún nos dura esa alegría. Algunos rostros sonrientes se nos quedan grabados con un fuerte mensaje de esperanza, y también de envío. De allí nos traemos la confirmación de que Dios nos llama a salir de nosotros mismos, a buscarle en los pequeños que no han tenido tanta suerte como nosotros. Y siempre con el deseo de que la alegría del Señor sea nuestra fuerza.

 

Anuncios

Un pensamiento en “Camboya: 5 experiencias de Iglesia Universal (2ª parte)

  1. terete1964 dice:

    Gran suerte haber podido vivir estas extraordianrias experiencias.

¿Quieres comentar algo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: